La Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional recaba la experiencia en de la Corte de Arbitraje de Madrid en la resolución online de conflictos

26 diciembre 2010


La Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid es la primera institución arbitral española en obtener el estatus de observador ante la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (uncitral, según sus siglas en inglés).

La Corte madrileña participa en el Grupo de Trabajo III de Uncitral, recién creado para desarrollar la resolución por medios informáticos de los conflictos que se producen por operaciones de comercio electrónico entre empresas (B2B en su acrónimo en inglés) y entre empresas y particulares (B2C). 

UNCITRAL, en sus siglas en inglés, (CNUDMI en español) es el principal órgano jurídico de las Naciones Unidas en el ámbito del derecho mercantil internacional, y desde hace más de 40 años se dedica a la reforma de la legislación mercantil a nivel mundial. La función de UNCITRAL consiste en modernizar y armonizar las reglas del comercio internacional, con el objetivo declarado de acelerar el crecimiento económico, mejorar el nivel de vida y crear nuevas oportunidades.
El trabajo de UNCITRAL se articula en seis grupos de trabajo, que se reúnen normalmente dos veces al año, celebrando un período de sesiones en primavera, en Nueva York, y otro en otoño, en Viena.


Cada uno de los grupos de trabajo está integrado por los 60 Estados Miembros de UNCITRAL, por algunos Estados no Miembros y por organizaciones internacionales especialistas en la materia, que son invitadas a asistir a los períodos de sesiones de la Comisión y de sus grupos de trabajo en calidad de observadores, a los efectos de que aporten su experiencia y conocimiento.


La Corte de Arbitraje de Madrid asistió al primer periodo de sesiones del Grupo de Trabajo III, que tuvo lugar en Viena durante la semana del 13 al 17 de diciembre de 2010. Durante este periodo de sesiones el grupo de trabajo debatió sobre la articulación de la solución de controversias por vía informática (ODR, en su acrónimo en inglés) a través de sistemas similares a la conciliación en un primer estadio, y al arbitraje en caso de que la disputa subsistiera tras un intento de conciliación, ambos tramitados íntegramente online.


La Corte de Arbitraje de Madrid cuenta con una sistema de tramitación de arbitrajes online denominado TAO-OAM que permite que los arbitrajes puedan ser administrados y consultados por las partes y los árbitros en un entorno on line seguro, pudiendo acceder a toda la información relevante sobre el estado de su caso en concreto las 24 horas del día y los siete días de la semana, desde cualquier parte del mundo, y facilitando la notificación instantánea de cualquier modificación en la tramitación del expediente.